ÚNETE A NUESTRO BLOG...

lunes, 2 de julio de 2012

El Cochino Negro Canario...

El cochino negro canario en la Granja del Tío Isidro, en Telde.
El auténtico cochino negro canario se venderá en mercados y se servirá en restaurantes con el sello de calidad del Cabildo grancanario. Los ganaderos y criadores de esta raza autóctona están a la espera de que la Administración publique la garantía, que certifica la pureza y la calidad de la carne. La cabaña insular cuenta con 300 ejemplares.
El cochino negro canario está a unos días de sumarse a la selecta lista de productos de Gran Canaria con sello de calidad que otorga en Cabildo de Gran Canaria. Los ganaderos y criadores de esta raza autóctona esperan que esta semana la administración grancanaria haga oficial la concesión del sello de calidad, para activar todo el proceso de comercialización de esta carne. Mientras tanto ya trabajan en el logo que se insertará en las canales en el Matadero insular, en las bandejas de consumo y en los restaurantes que quieran servir cochino negro canario.
Fernando de la Fuente, el mayor criador de este tipo de cochino en la Isla y propietario de la Granja del Tío Isidro, señala que esta etiqueta de calidad «es una garantía tanto para el consumidor, que adquirirá carne pura y de calidad, como para el productor porque favorece la continuidad de esta actividad que, por otro lado, ha costado mucho esfuerzo y tiempo sacar para adelante».
El ganadero recuerda que esta raza porcina ha estado «a punto de extinguirse y aún corre el riesgo» principalmente, por razones de consanguinidad y de mezcla con cerdos blancos. En la actualidad, en Gran Canaria se dispone de unos 300 ejemplares de cochinos negros canarios,  según indica el veterinario Rafael Riera, que ha colaborado con la recuperación de esta raza. La ganadería se ha ido incrementando «poco a poco» después de realizar un estudio genético de la raza, de hacer cruces de ejemplares machos y hembras puros y  de  ser sometidos a un control veterinario exhaustivo para vigilar su correcto desarrollo», destaca Riera.
En este sentido, jóvenes ganaderos como José Manuel Sánchez y Cristian Armas resaltan que la cría de este tipo de porcino es «lenta» porque a pesar de que las hembras de esta raza pueden parir de 12 a 15 lechones, la media de parto al año de cada una es de 2,5 y con 7 u 8 lechones destetados por cada madre. Por eso es importante que la cabaña incremente el número de hembras, que es lo que realmente se necesita para que sobreviva la raza», aseguraron.
De la Fuente apunta que todos los animales han nacido en Gran Canaria y son alimentados a base de piensos formulados específicamente para esta raza y con un complemento de frutas, cereales y verduras frescas, lo que confiere a su carne unas singulares características organolépticas. «Los cuidamos mucho para no volver a perder la pureza de la raza que tanto esfuerzo nos ha costado recuperar», asegura.

No hay comentarios: