ÚNETE A NUESTRO BLOG...

RUTA DEL VINO DE GRAN CANARIA


Un buen plan para el fin de semana es ir a recorrer alguna de las 60 bodegas que hay por toda Gran Canaria, desde San Bartolomé de Tirajana hasta Tejeda, pasando por Santa Brígida, Teror, San Mateo, Valsequillo y Gáldar. Y, por supuesto, Las Palmas de Gran Canaria, cuya ruta del vino fue la elegida para hacer este reportaje.
Seis son las bodegas que integran esta ruta, que se localiza en la zona de Bandama y de Monte Lentiscal, donde se conservan las mejores representaciones del patrimonio vitivinícola de la Isla. Aquí encontramos bodegas como la de Plaza Perdida, que tiene más de 2 siglos de historia y que tras varias generaciones lleva hoy el nieto de los fundadores, Santiago Robaina, más conocido como Marcelo.
Este amante del vino, autodidacta y enólogo forjado a base de experiencia, nos enseña las parras de su finca -algunas de más de cien años de antigüedad- y el viejo lagar que conserva del siglo XVIII, además de la maquinar ía y el proceso que utiliza para elaborar sus caldos (20.000 botellas al año). Su vino joven Plaza Perdida ha ganado este año el tercer premio del certamen Alhóndiga, que se celebra a nivel regional.
Tras la charla con Marcelo nos dirigimos a Los Lirios. Carlos Díaz es el bodeguero encargado de elaborar los caldos de esta bodega (20.000 botellas), que tiene más de 120 años de historia. Su espectaculares parras, moldeadas por un siglo de vida y que se extienden sobre unas 8 hectáreas, son dignas de ver. Con él ahondamos en la técnica de elaboración del vino y conocimos el proceso de embotellado.
Muy interesante fue la charla con Juan Manuel Cruz, propietario de la bodega Mondalón, que con 35.000 botellas al año y un cuidado proceso de elaboración, busca la excelencia de sus caldos. Juan Manuel elabora blanco seco y semidulce, tinto de crianza y cosecha y un dulce natural, al gusto de los paladares más exigentes. Además de visitar la bodega, en Mondalón se pueden realizan catas.
Ir a la bodega Dominguito fue un auténtico placer. Su propietario, Jerónimo Trujillo, es una persona entrañable, de las que disfruta haciendo de todo. Y eso se nota. Elabora su vino desde la filosofía de que el buen vino es aquel que gusta (6.500 botellas). Nada más. Y la verdad, que no defrauda.
En la bodega Monte Bandama nos esperaba Jessica Martín. Con 24 años va camino de convertirse en la primera bodeguera de Canarias. El caldo que elabora su familia, a partir de parras que descansan en la propia montaña de Bandama, es limitado (900 botellas) y muy recomendable. La intención de la bodega, creada hace diez años, es elaborar un vino de autor, de edición limitada y gran calidad.
La última visita la realizamos a la bodega Viña Angoa. Su propietario, Maximino Antón, nos recibe amablemente en su finca, aunque poco nos puede enseñar. La mala cosecha del pasado año y la prevista para éste han reducido prácticamente a cero su producción de vino. "Esto es un negocio ruinoso", nos explica.

'Marca' Gran Canaria

Denominaciones. En Gran Canaria existían dos denominaciones de origen, que eran la de El Monte Lentiscal, que amparaba el paraje protegido de Tafira, autorizada mediante la orden del 4 de noviembre de 1999 y la Denominación de Origen de Gran Canaria que se autorizó mediante la orden del 5 de mayo del 2000, y que amparaba los vinos elaborados en el resto de la isla.
Cambio. Con la Orden Ministerial publicada en el BOC 003, de 4 de enero de 2006, estas dos denominaciones de origen se han unificado bajo el nombre de la Denominación de Origen Gran Canaria, que abarca toda la producción de esta isla.
Forma de cultivo. Controla una superficie de 224 hectáreas. Los sistemas de cultivo y prácticas culturales son los tradicionales de la isla, las viñas suelen cultivarse en vaguadas y laderas cubiertas de picón y por el sistema de vaso irregular, extendiéndose la conducción en espaldera.
Variedades. Destacan las variedades en Tintas: Listán negro, Negramoll, Tintilla y Malvasía Negra. En Blancas: Listán blanco, Vijariego, Moscatel, Malvasía, Gual, Marmajuelo y Pedro Ximénez. Sus vinos más prestigiosos son los tintos, pero se produce una gran gama de vinos: Blancos de malvasía: Jóvenes de color amarillo y aromas a hinojo, muy sabrosos en boca. Unos son secos y otros semidulces y dulces.
Proceso natural. En las bodegas de Gran Canaria el proceso de elaboración es totalmente manual. Incluso la uva se recoge de forma tradicional: A mano.
Contactos. En la imagen de arriba izquierda, Jessica Martín de la bodega Monte Bandama (tfno: 620290342) durante la cata. En el centro, Santiago Robaina, de la bodega Plaza Perdida (928 355871/659 907090), nos explica el proceso de elaboración del vino en el lagar que tiene en su finca y que data del s. XVIII. A la derecha, Trujillo de Dominguito (928 711 228), nos muestra la prensa que él mismo construyó con el basculante de un camión.
En la foto superior a la izquierda, Juan Manuel Cruz de la bodega Mondalón (928 356 066) nos muestra los distintos vinos que elabora y que van desde el tinto hasta un dulce natural, que no deja a nadie indeferente. En el centro, Carlos Díaz bodeguero de Los Lirios (928 356 720/ 661 166 959) nos enseña las uvas que obtiene de unas parras que tienen más de cien años. A la derecha, Maximino Antón de la bodega Viña Angoa (928 352 871), que este año tendrá muy poca producción.